20 D: Oportunidad de cambio

  • José Luis Zárraga

    Sociólogo

  • moderado por:

    • Orencio Osuna

      Escritor y analista político

    • Teresa Gómez

    Conclusión del debate

    Tras dos meses de interesante discusión en nuestra web, y cuando están a punto de abrirse las urnas y votar en elecciones generales, damos por finalizado un debate que ha resultado rico y plural, tanto por el nivel de sus intervenciones como por los puntos de vista aportados. La ponencia inicial de José Luis de Zárraga proponía delimitar qué tipo de cambio queremos para este país, quiénes pueden confluir para protagonizarlo y cómo habría que realizar esa confluencia.

    Moderado por Orencio Osuna y Teresa Gómez, los autores de las aportaciones han oscilado entre quienes consideran que el cambio es muy difícil y quienes piensan justo lo contrario. La opinión más generalizada es que las cosas no van a ser nunca como hasta ahora tras las elecciones del domingo 20 de diciembre para elegir los miembros del nuevo Congreso de Diputados. Hay quienes consideran que el proceso de transformación tiene que ser urgente y quienes apuestan por la prudencia. De uno u otro modo, se ha puesto en marcha un proceso irreversible que hace muy pertinente que hayamos estado debatiendo en nuestro foro hasta qué punto la oportunidad de cambio existe o no.

    Plantea Zárraga que, dada “la improbabilidad de una mayoría absoluta, cualquier gobierno precisará el apoyo de varias fuerzas, y que la cuestión de la confluencia de movimientos y partidos que propugnan el cambio se encuentra esta vez en primer plano y adquiere una importancia decisiva”.

    En su misma línea, o discrepando de su planteamiento, han intervenido con aportaciones políticos como Sabino Cuadra, economistas como Fernando Prieto o abogados como Héctor Maravall. Para el sociólogo Enrique del Olmo “vamos a un período donde las fórmulas de acción van a ser diversas y los instrumentos también, y donde las decisiones que se tomen van a tener un impacto real”, El historiador Pablo Sánchez León, por su parte, sostiene que
    “la clave no está tanto en los resultados en sí cuanto en la manera en que sean introyectados por los ciudadanos que llevan desde el comienzo de la crisis aumentando su conciencia política y su sensibilidad social”

    La tesis de Dolors Comas, catedrática de Antropología, es que “las fisuras y los agujeros del sistema político español han dejado al descubierto sus insuficiencias y podredumbre. No es extraño, añade, que mucha gente aspire a que las cosas cambien, pero este deseo de cambio se proyecta hacia actores múltiples dispersándose en el camino”.

    Invitamos a repasar tanto estas intervenciones como las de Jaime Pastor, José Antonio Errejón, Eddy Sánchez, Jordi Guillot y las del resto de autores que han tenido a bien honrarnos con sus aportaciones.

    A todos ellos muchas gracias, así como a quienes intervinieron en el debate presencial que tuvo lugar en la madrileña sala cultural Galileo el 3 de diciembre y en el que intervinieron, moderados por Ana Pardo de Vera, Alfonso García Vicente (PP); Rafael Simancas (PSOE); Rafael Mayoral (Podemos); Carolina Punset (Ciudadanos) y Víctor Alonso Rocafort (Unidad Popular)

    Ponencia inicial

    20 D: Oportunidad de cambio

    • ¿Qué cambio queremos, cuáles son los objetivos fundamentales de este cambio?
    • ¿Quiénes –movimientos, partidos- pueden confluir para este cambio y protagonizarlo en el gobierno y en el parlamento?
    • ¿Cómo realizar esta confluencia, dotarla de un programa común y garantizar una política de cambios efectiva?

    Hace justamente dos años se abría el foro de debates Espacio público. El primer debate propuso como tema ¿Cómo lograr una mayoría social de cambio? El debate que ahora se propone, a dos meses de las elecciones generales, continúa aquel primero y vuelve sobre la cuestión del cambio.

    Pero, por una parte, lo que ha sucedido en España y fuera de España durante estos dos años últimos replantea la cuestión del cambio en condiciones nuevas, muy distintas, porque en este tiempo se han acumulado experiencias prácticas de cambio –o intentos de cambio- en las que se han evidenciado las dificultades, los obstáculos y los límites de un cambio real, así como la eficacia de las estrategias ensayadas para lograrlo y de las estrategias de las clases dominantes para impedirlo.

    Y, por otra parte, la inmediatez de las elecciones generales plantea ahora la cuestión de un modo mucho más concreto y práctico. Ya no se trata de discutir en abstracto sobre una posible mayoría social de cambio, sino sobre la posibilidad real de un cambio inmediato, que ha de iniciarse o frustrarse en el plazo de dos meses.

    En el debate de hace dos años numerosas intervenciones, tanto desde la perspectiva de Podemos como desde la de las Mareas y movimientos sociales y de las asambleas del 15M, rechazaban la definición de un espacio ‘de izquierdas’ y la posibilidad o la conveniencia de pactos de gobierno con partidos. Sin embargo, ante las elecciones municipales y autonómicas se formaron coaliciones diversas, con participación de movimientos y partidos; y tras las elecciones se constituyeron gobiernos municipales en varias de las principales ciudades, y gobiernos autonómicos en varias comunidades, con la participación, o al menos con el apoyo parlamentario, de movimientos y partidos, desde las mareas a Podemos, Compromís, Equo, Izquierda Unida o el PSOE. Se ha pasado del rechazo ‘por principios’ a esas alianzas a la negociación de acuerdos de coalición y pactos entre movimientos populares y partidos de izquierdas, que han permitido formar nuevos gobiernos municipales y autonómicos e iniciar políticas de cambio.

    En la perspectiva de unas elecciones generales en las que son muy improbables las mayorías absolutas y cualquier gobierno precisará el apoyo de varias fuerzas, la cuestión de la confluencia de movimientos y partidos que propugnan el cambio está en primer plano y adquiere una importancia decisiva. El 20 D ofrece una oportunidad de cambio y sobre ese cambio, su posibilidad, sus condiciones y el modo de lograrlo vamos a debatir en Espacio Público.

    I. La primera cuestión: Qué cambio

    Hoy, todos los partidos políticos y movimientos sociales apelan al cambio. ‘Cambio’ es la palabra indispensable de todo discurso político. Y es así porque ‘el cambio’ es una demanda unánime de los electores: la gente quiere cambiar el gobierno, y no solo el gobierno y sus políticas, sino también la política en general, el modo de gobernar y las reglas del juego.

    Por eso, lo primero que hay que aclarar es de qué cambio hablamos, cuál es el contenido fundamental del cambio que queremos. Es indispensable para despejar la bruma en la que todos los gatos son pardos y deshacer los equívocos sobre el ‘cambio’.

    Hay dos aspectos principales del cambio político: (1) el cambio de orientación de las políticas, el cambio de rumbo; (2) los cambios concretos que se propone hacer desde el gobierno, a corto plazo –los cambios inmediatos, lo más urgente- y a plazo de la legislatura –el programa de gobierno-. En ambos aspectos hay que decir qué es lo fundamental y, por tanto, cuál es el foco y el alcance de la confluencia posible.

    Es obvio que no se trata de confluir en un programa vacío, o en cambios que no respondan a las demandas de la gente, que no van a cambiar nada sustancial y que defraudarán y desalentarán a quienes se han estado movilizando por cambios reales durante estos años. Es obvio también que no toda demanda social podrá ser satisfecha por el gobierno que salga de estas elecciones. La gente tiene derecho a saber hacia dónde se quiere ir, qué se va a cambiar, qué se va a intentar, y también con qué restricciones y dentro de qué límites se va a gobernar.

    En el contenido del cambio hay dos divisiones principales: hay que diferenciar entre cambios sistémicos y cambios dentro del sistema; y hay que diferenciar entre cambios políticos y cambios económicos. En parte esas dos divisiones se superponen, porque ‘sistema’ puede entenderse en el sentido particular de ‘sistema político’ –y en ese sentido los partidos del cambio sistémico se identifican con los partidarios de un proceso constituyente- y puede entenderse en el sentido fuerte, más general, de sistema social, que engloba tanto el sistema económico como el político.

    ¿Se trata, con el cambio que se propone, de cambiar el sistema o solo de mejorarlo corrigiendo debilidades y disfunciones en la medida de lo necesario para que funcione mejor? Y, en todo caso –pero sobre todo si de lo que se trata es de cambios sistémicos- ¿se trata de cambiar el modo de hacer política, –la democracia formal, representativa, tal como quedó definida en la Constitución de 1978 y en las leyes que la desarrollaron- y sus prácticas –la opacidad, la corrupción, la partitocracia, el bipartidismo…- por una democracia más participativa, más transparente y más limpia? ¿O se trata de cambiar (también) pautas básicas del sistema económico neoliberal dictado por el capital financiero que domina en España y en la UE por otras en las que lo común se sustraiga a las conveniencias del poder económico y el interés público predomine sobre el privado?

    II. La segunda cuestión: Quiénes

    ¿Con quiénes –partidos, movimientos sociales…- se puede confluir? Como se ha dicho antes, todos ofrecen ‘cambio’, pero es muy distinto el cambio que ofrecen. Y, ofrezcan lo que ofrezcan, es muy distinto el cambio que representan, los cambios que es verosímil que realicen. El ‘cambio’ tiene muy distintos contenidos.

    Izquierda Unida, IC-V, Compromís, Podemos, las mareas y otros partidos y movimientos, proponen cambios profundos, pero unos con el acento puesto, sobre todo, en el sistema político y otros, en los cambios en el sistema económico. El PSOE y el PSC –tras un giro evidente en su línea anterior- también propugnan ahora cambios políticos y económicos, de distinto calado y orientación que aquellos. Ciudadanos propone también cambios políticos y económicos, en algunos casos –en el terreno político- coincidentes con los anteriores, y en otros –especialmente en el terreno económico y en el de la organización territorial- cambios en sentido contrario. Para el mismo PP la referencia fundamental de su discurso electoral va a ser el cambio, en un doble sentido: (a) defendiendo y reivindicando el cambio que representa respecto a la política del gobierno socialista anterior; y (b), a la inversa que todos los demás, argumentando lo negativo que sería un cambio en sus políticas, el peligro de un cambio ‘regresivo’ que arruinara al país.

    En todo caso, propugnando ‘cambios’, hay partidos del sistema y partidos del cambio sistémico, a los que a veces se denomina ‘antisistema’, calificación meramente negativa con la que los partidos del sistema intentan descalificarlos a ojos de la gente. Y entre los partidarios del sistema los hay conservadores, reformistas (de izquierdas y de derechas), reaccionarios e incluso quienes son, a la vez, en ciertos aspectos reformistas y en otros reaccionarios.

    ¿Pueden entenderse en esta coyuntura –pueden confluir en pactos postelectorales- los partidarios de cambios sistémicos con los partidos reformistas dentro del sistema? ¿En qué grado y bajo qué condiciones es ello posible, si lo es? ¿Qué garantías hay de que el gobierno que se formase sobre semejantes compromisos no caería en una trampa, no tendría las manos atadas y estaría abocado al fracaso o al abandono de sus principios? ¿Entenderían los ciudadanos los pactos postelectorales con partidos a los que se ha criticado y descalificado antes y los compromisos y renuncias que los hagan posible? Y, al contrario, ¿entenderían los votantes que se renunciase a gobernar por mantener la integridad del programa y la pureza ideológica?

    III. La tercera cuestión: Cómo

    En casi todos los documentos que se publicaron como ‘material de trabajo’ junto con las intervenciones del debate de 2013 –que siguen disponibles en la web de Espacio Público y que pueden tomarse también como referencia en el debate actual- se hacía un llamamiento a la convergencia de ciudadanos y organizaciones en lo que se denominaba de formas diversas: ‘un frente amplio’, ‘un bloque social y político’, ‘un frente común’, etc., como forma preelectoral de su confluencia en una alternativa de gobierno. La formación de esa alternativa ha sido objeto de un debate público intenso durante estos dos últimos años, y especialmente antes y después de las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo, con resultados prácticos diversos.

    Cuando está a punto de cerrarse la cuestión con la presentación de las coaliciones para las próximas elecciones generales (cuya fecha límite es el 6 de noviembre) no queda ya margen para debatir, con efectos prácticos, sobre los pactos preelectorales. Por tanto, el debate sobre el cómo se centra en los pactos postelectorales para la formación de un gobierno de cambio.

    Si los resultados electorales hacen posible cambios reales, probablemente va a ser a través de pactos, porque no parece probable la mayoría absoluta de una lista que propugne el cambio, ni de ninguna. Pero, además, después de las experiencias de los gobiernos de mayoría absoluta que hemos tenido en España, la mayoría de los ciudadanos, cuando se les pregunta, prefieren gobiernos de pacto, formados por varias fuerzas o que requieran su apoyo para gobernar.

    El pacto puede ser de gobierno, participando en su formación, o solo de apoyo parlamentario; y en este segundo caso puede ser de investidura –apoyo para investir un presidente, sin otros compromisos- o de legislatura –apoyo para desarrollar un programa-. Que sea de uno u otro tipo dependerá de entre quienes se pacte y de los compromisos a que se llegue. Qué es preferible y en qué condiciones se está dispuesto a investir a un gobierno, a participar en él o a apoyarlo en el desarrollo de un programa es materia de debate. Los ciudadanos, antes de votar, deberían saber a qué están dispuestos –y a qué no- las distintas opciones electorales en cuanto a pactos y formación de gobierno.

    En cualquier pacto de gobierno es cuestión esencial el criterio con el que se decide el pacto. Cuando el criterio dominante es el interés de los partidos –su trozo de pastel- o el trapicheo en el que se intercambian beneficios, el pacto es rechazado por los votantes. Los votantes tienen que poderse reconocer en los criterios del pacto. Y para ello, el criterio fundamental es el acuerdo programático, sea un acuerdo básico, mínimo, de cambio de rumbo, sea el acuerdo sobre un programa de cambios. Los partidos han de fijar los mínimos por debajo de los cuales no apoyarán a un gobierno, lo irrenunciable; y, a la vez, las líneas rojas que no aceptarán que se traspase, lo intocable.

    Pero, además, los partidos han de comprometerse a que los pactos no se acuerden a espaldas de la gente, en secreto y sin su participación. El debate de los pactos postelectorales debe ser público y abierto a la participación de los ciudadanos. Las condiciones y límites de los pactos postelectorales y el modo como se acordarán y como la gente podrá participar en la discusión y expresar su opinión es también, por tanto, materia de este debate.

    IV. Los problemas y la estrategia del cambio

    En el contexto actual –español y europeo- un cambio real va a requerir, necesariamente, forzar los límites. Los límites han sido establecidos para impedir el cambio, son resultado de ‘consensos’ que se nos han impuesto con ese fin: ‘consenso’ constitucional, ‘consenso’ económico, ‘consenso’ europeo… No se puede cambiar realmente nada sustancial sin forzar esos límites. Pero, hay que decir también, no se va a cambiar nada sustancial ignorando la eficacia de los límites impuestos y de los mecanismos creados para imponerlos. Lo principal de una estrategia de cambio, hoy, radica en cómo superar esos límites, no en las declaraciones, sino en la práctica, eficazmente. De inmediato, hay –necesariamente- que gobernar cambiando, cambiar pese a los límites; y en un futuro próximo, hay –necesariamente- que cambiar los límites. Hay por tanto dos horizontes y dos estrategias adecuadas a ellos: los problemas inmediatos, que hay que resolver ahora; las condiciones de la política, que hay que cambiar para el futuro.

    Las estrategias de cambio y los pactos para lograrlo están erizados de problemas y hay que reflexionar y debatir sobre las experiencias –positivas y negativas- que respecto a ello tenemos.

    En España, las elecciones municipales y autonómicas recientes ofrecen un abanico de casos paradigmáticos de ‘oportunidades de cambio’. Por una parte, las experiencias de pactos que han llevado al gobierno fuerzas de cambio en Madrid, en Barcelona, en Valencia, en Zaragoza, en Cádiz y en otras ciudades y autonomías. Por otra parte, los casos que ponen en primer plano las dificultades, problemas y distintas posturas posibles ante los pactos para formar gobiernos. Hay casos muy distintos, que ilustran bien esas dificultades, problemas y posturas. Uno, bien conocido, que permanece abierto, el del posible apoyo de la CUP a un gobierno de Junts pel Sí, tras las elecciones catalanas. Otro, el del fracaso de las negociaciones entre el PSOE y Podemos e Izquierda Unida en Andalucía, con la investidura de la candidata socialista como Presidenta con el voto de Ciudadanos. Otro, menos conocido, el de la formación de los gobiernos municipales de las dos principales ciudades asturianas, Gijón y Oviedo; en Gijón continúa gobernando el Foro de Álvarez Cascos tras abortarse el pacto entre el PSOE, IU y ‘Xixón sí puede’; en Oviedo ha salido del gobierno el PP tras dos décadas de mayorías absolutas y gobierna el PSOE gracias al apoyo de ‘Somos Oviedo’, que en las elecciones fue la primera fuerza tras el PP.

    En el ámbito europeo, la experiencia griega proporciona enseñanzas dramáticas sobre las estrategias posibles ante las constricciones de la realidad: qué márgenes de maniobra hay, con qué recursos se puede contar, qué se puede y qué no se puede hacer y en qué condiciones… Y en Portugal permanece abierta la posibilidad de un pacto entre el Partido Socialista, el Bloque de Izquierdas y el Partido Comunista que desplazaría del gobierno a Passos Coelho y podría iniciar un cambio de políticas.

    El 20 D ofrece una oportunidad de cambio, cuya realización efectiva, alcance y profundidad va a depender de la confluencia de los movimientos sociales y partidos de izquierdas que lo propugnan. Espacio Público propone a todos ellos, y a los ciudadanos en general, debatir qué cambios, entre quiénes y cómo.

    Intervenciones
    • Héctor Maravall

      Abogado laboralista. Militante de Podemos

      La legislatura que ha terminado ha conocido una amplísima y diversa movilización social. Dos huelgas generales, numerosas huelgas sectoriales y locales, mareas de casi todos los colectivos laborales, manifestaciones, concentraciones, etc., que han tenido como destinatarios fundamentales al PP, tanto en el gobierno del estado, como en la mayoría de los gobiernos autonómicos y también en determinados ayuntamientos. La lógica consecuencia de esta conflictividad social parecía clara: las urnas echarían del gobierno al PP y se lograrían mayorías progresistas a todos los niveles. En las elecciones autonómicas y locales es verdad que el PP ha experimentado una gran caída...
      - Seguir leyendo
    • CARLOS BUGALLO

      Licenciado en Geografía e Historia. Diplomado en Estudios Avanzados en Economía.

      De joven leí bastante literatura, y aún recuerdo, aunque vagamente, un libro que me impresionó: “El factor humano”, de Graham Greene. Aparentemente es un libro de espías, pero en realidad es una obra de reflexión ética; esto es, trata del peso que tiene la moral en nuestras motivaciones y de cómo, a veces, se opone y triunfa sobre otros intereses y racionalizaciones. En mi opinión el ‘factor humano’ no sólo interviene para mejorar las cosas; también lo hace para facilitar el mal. El ‘factor humano’ representa, en este caso, todo lo que de mediocre y vil hay en cada uno...
      - Seguir leyendo
    • Fernando Prieto

      Ecólogo y miembro de econoNuestra

      En la era de la sostenibilidad todavía hay gente que piensa que los temas ambientales no son importantes. La falta de información, unida a la falta de visión a corto, medio y largo plazo han permitido tendencias insostenibles en la sociedad. Hoy -ahora- se observan elevadas capas de población sometidas a altos niveles de contaminación atmosférica con graves afecciones a la salud. Se observan rápidos cambios de ocupación del suelo: más cemento y regadíos; menos bosques y zonas húmedas; una pérdida de biodiversidad y servicios ambientales, que afectan a la funcionalidad de los ecosistemas clave; una urbanización en primera...
      - Seguir leyendo
    • Sabino Cuadra

      Abogado y miembro de la izquierda abertzale.

      La Transición de los 70 fue algo así como un gran embudo en el que fueron introducidas por su boca reivindicaciones democráticas básicas (república, autodeterminación, laicismo, ruptura con el franquismo,...) y por su parte más estrecha salió un nuevo Régimen asentado en gran medida en los viejos pilares: monarquía instaurada por el Dictador, soberanía única española, privilegios eclesiales, Ley de Amnistía, Pactos de la Moncloa,... El papel jugado por el PSOE y PCE en todo lo anterior fue decisivo. En estos años se ha reivindicado desde distintos ámbitos la necesidad de romper con este Régimen a través del impulso de...
      - Seguir leyendo
    • camelias31

      Secretario de Comunicación de Alternativa Republicana

      Las Elecciones generales del próximo 20 de diciembre son la oportunidad que muchos hemos soñado para hacer realidad el país que queremos. Articular un proyecto común de cambio para que, de verdad, los ciudadanos y ciudadanas se hagan dueños de su destino, secuestrado desde hace tanto tiempo por los que manejan el poder político, económico y social en España. Necesitamos recuperar, ganar mucho de lo perdido a lo largo de los años de democracia de ínfima calidad en la que hemos vivido: Nuestros derechos y libertades fundamentales ahora amordazados, unos derechos sociales con contenido real, unos servicios públicos que no...
      - Seguir leyendo
    • Julián Maganto

      Economista y miembro del círculo 3 E de Podemos

      El próximo 20-D los ciudadanos tenemos la oportunidad de hacer posible el inicio de los cambios en la manera de hacer política que ya se están concretando en muchas ciudades y territorios. Es una ocasión histórica para salir por fin de una situación de degradación de los derechos, corrupción impune y represión que hace algunos años no podíamos imaginarnos ni en las peores pesadillas. Como bien apunta José Luis Zárraga en su ponencia introductoria, todos los partidos políticos y movimientos sociales apelan al cambio. Hasta los que nos llevaron a esta situación lo hacen. La pregunta es por tanto qué...
      - Seguir leyendo
    • Ángel Requena

      Profesor de Matemáticas

      Disculpen tanto “real”. A veces es conveniente remachar. Los que vivimos durante, y luchamos contra, la dictadura franquista habíamos vivido hasta hoy dos oportunidades de cambio real: las primeras elecciones de 1977 y las de 1982 tras la frustrada intentona golpista de Armada/Tejero. Con la creación de Izquierda Unida se trataba de mantener un polo a la izquierda que tuvo su punto álgido en Convocatoria por Andalucía, para después languidecer paulatinamente y acomodarse en la protesta y la queja testimonial. Desde 2011 hemos visto renacer la esperanza, primero en las mareas ciudadanas callejeras y, sobre todo, después con su plasmación...
      - Seguir leyendo
    • Enrique del Olmo

      Sociólogo y militante socialista

      Nadie puede negar que vivimos en una época de incertidumbres apasionante. De la misma forma que nos damos cuenta que no estamos acostumbrados a gestionar la incertidumbre, mil veces se dan por cerrados procesos que se vuelven a reabrir y de alguna manera es por el miedo a la duda que se cierne tanto en la sociedad y por ende en los actores políticos y sociales. Es un tiempo donde las decisiones de unos y otro inciden en tiempo real en el panorama político. A la pregunta tan repetida de qué va a suceder el 20-D y en los tiempos...
      - Seguir leyendo
    • CARLOS BUGALLO

      Licenciado en Geografía e Historia. Diplomado en Estudios Avanzados en Economía.

      Decía Antonio Gramsci que ‘la verdad es revolucionaria’, aunque lo mismo se puede decir de la democracia; en esto estoy completamente de acuerdo con el profesor Vicenç Navarro. A veces las verdades más simples son también las más poderosas; y debido a su simplicidad, también son las más olvidadas. Defiendo que la lucha por profundizar y mejorar nuestro sistema democrático debe ser la estrella polar de todos los que aspiramos a cambiar el estado actual de cosas. Y ello por un triple motivo: primero, porque es una idea que puede concitar el apoyo de una mayoría social; segundo, porque...
      - Seguir leyendo
    • Fernando Luengo

      Profesor de la UCM

      El objeto de las líneas que siguen es reflexionar sobre dos aspectos, en mi opinión decisivos, a la hora de enfrentar la salida a la crisis económica. El primero de estos asuntos, por lo general omitido o ignorado, se refiere a las profundas transformaciones, diría que sistémicas, experimentadas por los capitalismos europeos. Por decirlo con claridad: los capitalismos que surgen de la crisis (que, por cierto, estamos muy lejos de haber superado) son, en aspectos sustantivos, distintos de los que la provocaron. No son un suma y sigue de lo conocido hasta ahora. Se aprecian transformaciones de gran calado que apuntan,...
      - Seguir leyendo
    • Ignacio Marinas

      Ingeniero de Caminos

      Son tantas las incógnitas, los desafíos y las esperanzas que están en juego en las elecciones generales del próximo 20 de diciembre que los resultados marcarán el curso de la historia de España de forma decisiva. Ello me lleva a aportar, por si interesa, mi visión del asunto. SOBRE LA METÁFORA TEATRAL DEL CAMBIO SOCIAL Una formación social estable se ordena por las fuerzas gravitatorias que conforman el consenso social y el equilibrio del poder; de tal forma que las relaciones sociales se pueden representar como un conjunto de comedias y dramas. En la historia de España desde 1982...
      - Seguir leyendo
    • Rafael Mayoral

      Podemos

      Desde Podemos hemos lanzado la iniciativa de los Carteros y Carteras de la Ruta del cambio. Creemos que como formación política debemos servir como una herramienta de empoderamiento popular y ciudadano y que la mejor campaña es la que hace la gente. Hemos llamado a la gente que quiere cambio a convertirse en protagonista dirigiéndose en primera persona a su entorno más cercano para explicarle porque quieren un cambio e invitándoles a participar. Cuando recibí la invitación para participar en este espacio de debate creí que la mejor manera de hacerlo era publicando una de mis cartas. Hola amiga, Hace mucho...
      - Seguir leyendo
    • Julián Ariza

      Sindicalista

      Toda convocatoria de elecciones ofrece oportunidades de cambio. Quizás el ejemplo más destacable sea el del PSOE que, en octubre de 1982, obtuvo un espectacular resultado precisamente bajo la bandera del cambio. El 20-D va sin duda a proporcionar una serie de novedades. Según todas las encuestas, lo primero que va a confirmarse es el fin del bipartidismo imperfecto que nos ha acompañado desde 1977. Hay que añadir que, al margen de la valoración positiva que suscita entre algunos comentaristas, también es probable es que entremos de lleno en un período de incertidumbre sobre la gobernabilidad del país. Por supuesto...
      - Seguir leyendo
    • CARLOS BUGALLO

      Licenciado en Geografía e Historia. Diplomado en Estudios Avanzados en Economía.

      Fue Keynes, y no Marx, quien afirmó lo siguiente: «…los economistas son los depositarios no de la civilización, sino de la posibilidad de la civilización». Con ello estaba reconociendo el importante papel que las reglas y las dinámicas económicas juegan en los destinos humanos..., y también lo poco que confiaba en el libre juego de los mercados. De los economistas se aprende también otra importante lección: no es sólo el pasado el que contribuye a explicar el presente (como nos enseñan los historiadores), sino también influyen las expectativas que sobre el futuro se forman los agentes económicos, ya sea a...
      - Seguir leyendo
    • Chus Melchor

      Economista

      Aunque probablemente su estrategia no esté tan elaborada, el poder intuye que su baza consiste en esparcir ese espíritu perdedor que nos deja cautivos y desarmados antes de la batalla. Hasta Pablo Motos reconoce que teníamos razón, que fuimos la palanca que hizo posible que se abriera un ojo en el muro del sistema a través del cual ya todos podemos ver el otro lado. Ya no cuela el discurso de que no hay dinero, de que el único camino posible pasa por renunciar a la sanidad universal y a la enseñanza gratuita. Ahora sabemos que nos engañaron, que los...
      - Seguir leyendo
    • Isabel Serra

      Diputada en la Asamblea de Madrid por Podemos

      Si alguien ha simbolizado la palabra “régimen” en Europa fue Giulio Andreotti: presidente y primer ministro democristiano de Italia durante múltiples legislaturas. Fue capaz de armar un régimen diseñado para resistir las ofensivas del movimiento obrero, para mantener fuera del gobierno al principal partido comunista de occidente (aunque este estuviese dispuesto a hacer todo tipo de concesiones porque lo dejasen participar) y para diseñar un Estado-plan que respondiese a las necesidades del capital por encima de cualquier coyuntura. Este turbio y fascinante personaje, apodado “Il Divo”, experto en moverse en las clocas del poder, dijo una vez una frase...
      - Seguir leyendo
    • CARLOS BUGALLO

      Licenciado en Geografía e Historia. Diplomado en Estudios Avanzados en Economía.

      En las próximas elecciones del 20-D seremos testigos por enésima vez de la peor clase de agitación política, esa que la ciudadanía denomina ‘politiquería’. Los estadounidenses, que gozan de una dilatada tradición democrática, hablan con sarcasmo de las campañas electorales diciendo que son el tiempo del ‘pressing the flesh’ (‘oprimir la carne’, cuando se estrechan manos) y del ‘kissing babies’ (cuando se besan niños). Así que, casi seguro, veremos a los políticos del Partido Popular abrazar al primer inmigrante que encuentren por la calle o dirigirse a los mercados municipales para besar a unos pocos mocosos. El PSOE de Pedro...
      - Seguir leyendo
    • Pablo Sánchez León

      Historiador

      Empecemos por un poco de historia. El lema de la campaña del PSOE en el 82 fue “Por el cambio”. Lo curioso es que en realidad en términos estructurales –económicos y políticos- el cambio se había producido ya, en el lustro anterior. La retórica del cambio operó entonces como un condensador de las opciones más centradas, y la oportunidad fue vista como al alcance de la mano, pues podía venir apoyada en una mayoría suficiente de los socialdemócratas de Felipe González, que resultó ser finalmente aplastante debido a que atrajo las expectativas razonables de todos los que podían aspirar...
      - Seguir leyendo
    • Raúl Sánchez Cedillo

      Universidad Nómada

      Sí, se nota la cercanía de las elecciones que, como se dice, serán decisivas. Y se nota en particular en la elección del passepartout por antonomasia que en la jerga política representa la palabra «cambio». Este ya nos sirvió en la coyuntura de 1982 –sobre todo al PSOE de González y Guerra, claro–. Aunque todo ha cambiado para peor desde 2008, y hemos tenido algo tan inasimilable como el 15M, se continúa eligiendo esta palabra, tal vez para dar cabida a todas las opciones en liza, desde las más tibias, obligadas a ofrecer algún cambio para sobrevivir, a aquellas que...
      - Seguir leyendo
    • Juantxo López de Uralde

      Activista ecologista, coportavoz de Equo y diputado en el Congreso del Grupo Confederal de Unidos Podemos

      Meses antes del 15M ya estábamos pensando en la necesidad de cambio, en la necesidad de dar un volantazo que cambiara el rumbo y nos sacara de la profunda crisis política en la que había caído el sistema del 78. Cuando presentamos el proyecto EQUO aquel 24 de septiembre de 2010 no imaginábamos que meses más tarde nuestras sospechas se verían confirmadas. Sin embargo, a pesar de aquella ola de cambio y esperanza que fue la movilización ciudadana del 15M, cuando llegaron las elecciones generales del 20N de 2011 nada cambió, el bipartidismo arrasó y el PP se impuso con...
      - Seguir leyendo
    • Dolors Comas

      Catedrática de Antropologia Social de la Universitat Rovira i Virgili

      Si Rajoy no deja de ser presidente del gobierno en España después de las elecciones del 20-D, no hay cambios por mucho que se fragmente el mapa político y entren en escena nuevos partidos como Ciudadanos o como Podemos. Si el PP gobierna en coalición con Ciudadanos, tampoco hay cambios y si lo hace el PSOE (con Ciudadanos o sin ellos) me temo que tampoco. Claro que hay un aspecto elemental que se plantea en este debate y es la naturaleza de los cambios, porque algunos contribuyen a reproducir el mismo sistema político, mientras que hay cambios que inciden...
      - Seguir leyendo
    • José Antonio Errejón

      Licenciado en Ciencias Políticas y Economista

      Los resultados electorales del 27S en Cataluña y el curso posterior de los acontecimientos han puesto de relieve que la crisis del régimen del 78 es más seria y profunda de lo que podía imaginarse. Para decirlo de forma sumaria: para una buena parte de la sociedad catalana se ha quebrado esa relación de confianza en el Estado español que se había establecido con el Estatuto de Autonomía. Confianza en que las relaciones de provecho mutuo -que son inherentes a cualquier fórmula de agregación humana-, eran perfectamente compatibles con el respeto a las singularidades culturales y a las aspiraciones...
      - Seguir leyendo
    • Juanma del Olmo

      Candidato de Podemos al Congreso por Valladolid

      "Nosotros el pueblo...", ese es el simbólico comienzo de la Constitución de los Estados Unidos de América de 1787. Ese inicio no es solo un formalismo, es una apuesta política concreta por un modelo jurídico determinado; la soberanía constitucional reside en el pueblo. Una Constitución es una herramienta política flexible y no un artefacto jurídico rígido. Toda Constitución, y en consecuencia todo Estado constitucional, es un resultado político de dinámicas sociales complejas, de procesos históricos de negociación entre intereses divergentes e incluso antagónicos. Si pensamos políticamente los textos constitucionales, si los pensamos como un principio de acuerdo general sobre...
      - Seguir leyendo
    • Jaime Pastor

      Politólogo y editor de Viento Sur

      Por fin, después de un largo período de alternancia en el gobierno de partidos que han sido fieles cumplidores del triple “consenso” (sobre el pasado, el presente y el futuro) que sentó las bases del régimen del 78, así como de las reglas del juego que se fueron estableciendo luego en el marco de la eurozona y del brusco final del “capitalismo popular” a partir de 2008, las próximas elecciones generales anuncian la entrada en una nueva fase en la que las mayorías absolutas y el bipartidismo parecen tocar a su fin. En efecto, el dato que parece más...
      - Seguir leyendo
    • Eddy Sánchez

      Profesor de Ciencias Políticas de la UCM y Director de la Fundación de Investigaciones Marxistas

      El problema de fondo que está en el debate propuesto por Espacio Público se sitúa en el contenido real de la etapa política actual y la perspectiva probable. De la respuesta que demos dependerá, en medida importante, el papel de las fuerzas de cambio en general, y el de la izquierda transformadora, en particular. Tras una evolución ascendente de las fuerzas progresistas que culminó con el éxito de las candidaturas conjuntas de la nueva izquierda municipalista en las grandes ciudades del país, se aprecia una tendencia más bien inversa, donde el bloque dominante ha dado muestras de una importante capacidad...
      - Seguir leyendo
    • CARLOS BUGALLO

      Licenciado en Geografía e Historia. Diplomado en Estudios Avanzados en Economía.

      Me alegra muchísimo comprobar cómo estamos de acuerdo en que lo esencial que debe representar el cambio ha de ser, tanto una trasformación de las relaciones entre las personas (en la familia, la economía y el Estado) como entre las personas y la Naturaleza. Sin embargo parece evidente que para impulsar y sostener en el tiempo estas transformaciones se hace necesario un cambio de paradigma educativo y cultural, que supere la patética situación actual. En efecto, basta ojear el suplemento cultural de cualquier periódico para darse cuenta de algunos de los peores rasgos de la cultura ‘oficial’: el elitismo, el...
      - Seguir leyendo
    • Xurxo Ventos

      Agricultor autosuficiente

      Todas las intervenciones hasta ahora obvian un hecho fundamental: todos los males que acucian al ser humano –pobreza extrema derivada de desigualdades, guerras, falta de perspectivas y de libertad- tienen su origen en una estructura llamada Capitalismo que no es solo organizativa –política y económica- sino ante todo de valores y también cultural. Por lo tanto, todas las propuestas que acepten este marco organizativo y se muevan en él no supondrán un cambio sustancial, ya que la lógica misma del Capitalismo conlleva esos males. Otra obviedad olvidada es que es igual quién gobierne en España o incluso en Alemania, no...
      - Seguir leyendo
    • Jordi Guillot

      Senador por Barcelona (ICV)

      La principal responsabilidad de las organizaciones y de la gente de izquierdas es crear las condiciones para derrotar al PP. Cuatro años más de gobierno “popular” no solo profundizarán en la inequidad de sus políticas, sino que harán que muchas de sus contrarreformas sean irreversibles. Una mayoría conservadora nos abocará irremediablemente a una segunda transición bajo su liderazgo. Vistas las encuestas, todo indica que el objetivo de vencer será difícil, pero no imposible. A pesar de los errores cometidos hasta el momento, aún hay un margen para ganar. ¿Quiénes podrían vencer? La suma de los espacios electorales que movilizan al...
      - Seguir leyendo
    • CARLOS BUGALLO

      Licenciado en Geografía e Historia. Diplomado en Estudios Avanzados en Economía.

      Me alegra muchísimo comprobar cómo estamos de acuerdo en que lo esencial del cambio ha de ser, tanto una trasformación de las relaciones entre las personas (en la familia, la economía y el Estado) como entre las personas y la Naturaleza. Sin embargo parece evidente que para impulsar y sostener en el tiempo estas transformaciones se hace necesario un cambio de paradigma educativo y cultural, que supere la patética situación actual. En efecto, basta ojear el suplemento cultural de cualquier periódico para darse cuenta de algunos de los peores rasgos de la cultura ‘oficial’: el elitismo, el esoterismo, el diletantismo...
      - Seguir leyendo
    • Antonio Crespo

      Escritor

      Sin duda el 20D es una oportunidad de cambio; prefiero, sin embargo, hablar de una necesidad de cambio. Lo que está en juego es cerrar en falso la actual crisis o llevar a la práctica la potencialidad de ruptura y la esperanza de un cambio radical que, tras el 15M y las Mareas, surgió con la irrupción de Podemos en las Elecciones Europeas. Recomposición del régimen del 78 o ruptura e inicio de un Proceso (o procesos) Constituyente. Pero esta mirada hay que completarla con otra que rebasa las fronteras nacionales. Lo sucedido este verano, lo que ahora mismo está...
      - Seguir leyendo
    • Rosa Martínez

      Diputada de Unidos Podemos y coportavoz de EQUO

      No puedo estar más de acuerdo con los elementos que las ponencias anteriores han enumerado como parte imprescindible del cambio del sistema político y del sistema económico y social. Y sin embargo, si consiguiéramos construir un cambio con todos esos elementos, sin tener en cuenta el feminismo ciertas cosas no cambiarían nada para la mitad de la población. Las mujeres seguiríamos estando infrarrepresentadas en política, siendo más pobres y cobrando menos que los hombres, sufriendo todo tipo de violencias por el hecho de ser mujeres y por supuesto, seguiríamos ocupándonos mayoritariamente de los trabajos de cuidados y reproductivos. Y es...
      - Seguir leyendo
    • Manuel Garí

      Economista

      Las fuerzas del cambio se encuentran ante la misma tesitura que Daniel Lefebvre, el director de la escuela infantil en un barrio marginal de un pueblo francés devastado por la crisis, la rapiña capitalista, la ineficiente rutina de los viejos sindicatos y partidos políticos, y el abandono distante de las instituciones políticas diseñadas para contener el conflicto social y no para solventar los problemas de las gentes. El maestro es el personaje principal prosaicamente heroico de una excelente película de Bertrand Tavernier cuyo título -Ca commence aujourd'hui- parafraseo parcialmente en el del artículo al que añado el subtítulo que...
      - Seguir leyendo
    • Pedro Chaves

      Profesor CC. Políticas

      Las elecciones del 20D cerrarán el ciclo de movilizaciones y protestas inaugurado por el 15M y expresarán su capacidad de representación política. A partir de esa fecha se abre otro escenario social y político, novedoso porque parece aventurarse que por primera vez desde la transición política, el gobierno del país descansará, necesariamente, sobre una coalición de partidos. Y también porque la emergencia de nuevas fuerzas y la desaparición o minorización de otras puede crear una nueva dinámica política. La subversión del imaginario político producido por las movilizaciones más importantes de nuestra historia reciente ha tenido un impacto indiscutible en el...
      - Seguir leyendo
    • Fernando López Agudín

      Periodista

      Pese a que el reloj de la historia carece de manecillas, cabe afirmar que pocas oportunidades de cambio van a poder presentarse a corto y medio plazo si el movimiento popular no logra el cambio democrático que demanda hoy la inmensa mayoría de la sociedad española. Porque entre las próximas urnas del 20 de diciembre y las que se abran posteriormente, tras la inevitable convocatoria anticipada de elecciones, la nueva legislatura será la más breve desde hace cuarenta años. España se juega asentarse como una democracia o retrotraerse a un sistema autoritario, dado que el recambio que se prepara...
      - Seguir leyendo
    • José Manuel Calvo

      Concejal de Desarrollo Urbano Sostenible. Ayuntamiento de Madrid

      La llegada de los gobiernos del cambio a los Ayuntamientos de las principales ciudades trajo una ola de ilusión y de esperanza capaz de superar el hastío y el descrédito que desprendía hasta entonces la política institucional. En Madrid, tras más de dos décadas de gobiernos del Partido Popular, la ciudad celebraba a una nueva alcaldesa, Manuela Carmena, cuya victoria reflejaba la necesidad de poner en marcha una política responsable y alternativa a la que se venía aplicando durante los últimos años. Pinchada la burbuja inmobiliaria y, poco después, la olímpica, Madrid era una ciudad sin proyecto. El modelo...
      - Seguir leyendo
    • Agustín Moreno

      Profesor de Historia y activista veterano

      Durante la legislatura del Partido Popular se ha aplicado el mayor ajuste social en tiempos de paz. Se han devaluado los salarios, la reforma laboral abarata y descausaliza el despido, aumenta la precariedad del empleo, se deteriora la sanidad y la educación públicas, hay desahucios masivos y siguen las privatizaciones. La protesta social se ha criminalizado con un duro recorte de libertades ciudadanas. El gobierno se ha ingerido en las instituciones y en la judicatura. Se ha creado un serio problema con Cataluña por no abordar un nuevo modelo territorial y prohibir el derecho a decidir. Una viscosa corrupción...
      - Seguir leyendo
    • Carlos Berzosa

      Economista y exrector de la UCM

      Las próximas elecciones generales están levantando muchas expectativas. Se esperan cambios significativos para acabar con la vieja política que se encuentra muy desprestigiada. En realidad nunca pensé que se podía caer tan bajo. La incompetencia de gran parte de los líderes políticos con capacidad de decisión, así como el bajo nivel cultural, intelectual y de razonamiento que ponen de manifiesto cada vez que hablan son un reflejo de la devaluación que ha sufrido la política en nuestro país y con ello también las instituciones. Lo más grave, sin embargo, es la corrupción que se encuentra tan extendida y que...
      - Seguir leyendo
    • Fernando Briones

      Real Academia de Ciencias

      La imparable irrupción en todo el mundo de un nuevo paradigma energético basado en los avances tecnológicos de las energías renovables y en la ya indiscutible urgencia de frenar el consumo incontrolado de combustibles fósiles, podría coincidir con la excepcional oportunidad para España, dentro de unos días, de una renovación democrática de nuestro sistema político que sea capaz, entre otras muchas cosas, de enfrentarse a la caótica, irracional e insostenible gestión de la demanda y de la producción de energía en nuestro país y tal vez, de abordar una esperanzadora transición energética. Probablemente la actual situación sea consecuencia del modelo...
      - Seguir leyendo
    • Javier Madrazo Lavín

      Miembro de la ejecutiva de Ezker Batua-Berdeak

      La celebración de generales el próximo 20 de Diciembre ha contribuido, una vez más, a poner blanco sobre negro un déficit democrático en España, que evidencia la incapacidad de las formaciones políticas para presentarse ante la ciudadanía con programas reales que tengan la voluntad de cumplir y un posicionamiento ideológico firme. Desde el mismo día en el que el presidente del Gobierno anunció la fecha de los comicios generales, los cuatros partidos políticos con mayores opciones —PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos— se han lanzado a ocupar un mismo espacio, el centro, en la convicción de que sólo así lograrán sumar...
      - Seguir leyendo
    • José Vicente Barcia

      Periodista, activista y coautor del libro "Alta Tensión"

      Las próximas elecciones generales serán un buen termómetro para saber hasta que punto la hegemonía cultural neoliberal, impulsada desde hace décadas por el PP y el PSOE, se resquebraja dando opción a un agente antagónico plural, o si por el contrario se consolida, apoyada en un actor impulsado desde el núcleo del propio sistema, como es el caso de Ciudadanos. En las fortalezas del propio sistema y en las debilidades de las alternativas se encuentran las causas de que a un mes de las próximas elecciones, la victoria electoral sobre ocho años de revolución conservadora en España, se antoje incierta....
      - Seguir leyendo
    • imuro

      Profesor de Periodismo de la Universidad Carlos III de Madrid @imuroben

      Estando tan cerca unas elecciones generales tan decisivas me sorprenden la dispersión ideológica que este debate manifiesta. Y sin embargo, es a la vez lógico pues representa las dudas que la incertidumbre del resultado y la complejidad de la situación despierta. Es esa contradicción entre el debate ideológico, tan querido por la izquierda, y la necesidad de converger políticamente la que motiva mi intervención. La fecha electoral del 20D no es más que un hito en un camino, un punto de arranque de un año, el 2016, que se presume difícil, en el que el nuevo parlamento se enfrenta a...
      - Seguir leyendo
    • Javier Doz

      Consejero del Comité Económico y Social Europeo (CESE) por CC OO

      El cambio pasa porque la izquierda tenga un proyecto de futuro para España que implique una transformación profunda –económica, política y social- que sea creíble para una mayoría de la ciudadanía para que les vote, y factible de realizar desde el poder alcanzado democráticamente. El proyecto tiene que tener necesariamente una dimensión europea y tener en cuenta el marco global; sin sometimientos deterministas a los mismos; con capacidad de articulación con otras fuerzas políticas y sociales, europeas y mundiales, que se planteen la transformación democrática y social de dichos marcos; pero sin ingenuidad y con realismo respecto de los ritmos...
      - Seguir leyendo
    • Chuerga

      Ingeniero y activista de PAH Madrid

      Tras siete años de crisis económica y una política que ha castigado a las clases populares con la excusa de que han vivido por encima de sus posibilidades, nos enfrentamos al 20D, momento en el que la ciudadanía tiene la oportunidad de validar esta gestión o traer un cambio. En este escenario, se dibujan tres tipos de cambio posibles capitaneados por tres fuerzas políticas. El objetivo de esta ponencia es analizarlos, así como dar unas líneas sobre cómo llegar a las instituciones y qué hacer desde ellas una vez alcanzadas desde la experiencia de los Ayuntamientos conquistados en las últimas...
      - Seguir leyendo
    • François Ralle Andreoli

      Asesor consular electo por los franceses de España

      Es importante recordar que desde un punto de vista europeo, el debate del cambio en España en torno al 20D, tanto ideológicamente (¿qué cambio?) como estratégicamente (¿quién y cómo?) es ilusionante, a pesar del difícil marco del « Diktat » a Tsipras del 13 de julio. Tanto el 15M, como su mutación en mareas temáticas multicolores o la aparición posterior de Podemos y de las plataformas ciudadanas que conquistaron a ciudades centrales, han atraído sobre España las miradas de las fuerzas transformadoras de todo un continente. Las reflexiones que cruzamos en este Espacio Público son reveladoras de esta dinámica ilusionante,...
      - Seguir leyendo
    • Eduardo Mangada

      Arquitecto y socio del Club de Debates Urbanos

      El 20D no es solo una oportunidad, sino una necesidad, una obligación de los ciudadanos de forzar un cambio con su voto, aunque solo sea por higiene, para poder tirar a la basura tanta miseria, mediocridad, mentiras y corrupción como se han ido amontonando en este país en estos largos años, hasta rebosar con los últimos gobiernos del PP. Basura que ha contaminado y adormecido las mentes de muchos españoles, doblegados ante lo inevitable, bajo la voz cínica y amenazante de Margaret Thatcher: There is no alternative. Una infección a la que un pusilánime PSOE no ha sabido oponer una barrera...
      - Seguir leyendo
    • Berta Cao

      Feminista

      Las elecciones del 20D no serán las del cambio real. El nulo cuestionamiento del sistema patriarcal por parte de las fuerzas que representan el “cambio” supondrá el mantenimiento de un modelo de relaciones jerarquizado en el que los hombres, por el mero hecho de serlo, son situados en la parte superior (economía, poder, decisión) y las mujeres seguimos en la zona de la subordinación. Si, pueden decir que ésta es una concepción simplista y hasta arcaica, pero nadie me puede negar la inexistencia de un discurso que integre la realidad de la mitad de la ciudadanía, excluida de la agenda...
      - Seguir leyendo
    • CARLOS BUGALLO

      Licenciado en Geografía e Historia. Diplomado en Estudios Avanzados en Economía.

      Cuando Carlos Huerga afirma que «Una sociedad civil crítica, exigente y empoderada es un elemento básico de una democracia sana», está diciendo una verdad como un templo. Lo cual me lleva a la siguiente consideración. Si la Constitución Española se pudo cambiar de la noche a la mañana por exigencias de los canallas de la Troika, fue precisamente porque la sociedad civil española estaba desarticulada y medio dormida. Un pueblo organizado, unido y consciente nunca hubiera consentido tamaña tropelía. Ergo: una Constitución, por muy democrática y avanzada que sea, pero que no cuenta con el respaldo de una sociedad...
      - Seguir leyendo
    • Marc Rius

      Director de la' Fundació Nous Horitzons'

      El debate sobre cuál es el mejor modelo de estado es sin duda político y jurídico, pero también emocional. Mientras el centralismo y el independentismo han sabido construir relatos emotivos con capacidad de empatizar y movilizar, la propuesta plurinacional ha transmitido poco, de forma plana, técnica y, a menudo, con actitud acomplejada. El 20D quizás está empezando a cambiar eso. La campaña electoral del 20D gira alrededor de unos pocos ejes, entre los que destaca la relación entre Catalunya y España, y la reforma del modelo territorial del estado. Debemos discutir propuestas constitucionales y constituyentes, sobre soberanía, referéndums, disposiciones transitorias,...
      - Seguir leyendo
    • CARLOS BUGALLO

      Licenciado en Geografía e Historia. Diplomado en Estudios Avanzados en Economía.

      Cuando Carlos Huerga afirma que «Una sociedad civil crítica, exigente y empoderada es un elemento básico de una democracia sana», está diciendo una verdad como un templo. Lo cual me lleva a la siguiente consideración. Si la Constitución Española se pudo cambiar de la noche a la mañana por exigencias de los canallas de la Troika, fue precisamente porque la sociedad civil española estaba desarticulada y medio dormida. Un pueblo organizado, unido y consciente nunca hubiera consentido tamaña tropelía; corolario: una Constitución, por muy democrática y avanzada que sea, pero que no cuenta con el respaldo de una sociedad...
      - Seguir leyendo
    • Raimundo Viejo

      Teórico político y activista

      De acuerdo a las últimas encuestas, las candidaturas de confluencia articuladas por Podemos en Catalunya, Galiza y País Valencià han supuesto el paso de Pablo Iglesias a tercer presidenciable, desbancando a Albert Rivera y situándose en el empate técnico con Pedro Sánchez. Por más que tardase en cuajar, el complicado proceso de negociaciones que siguió a las elecciones catalanas ha comenzado a dar sus frutos y en cosa de un mes Podemos se ha situado en condiciones de dar la vuelta al marcador. Es lo que las redes sociales identifican con el hashtag #remontada. Con este avance Podemos ha mostrado...
      - Seguir leyendo